Can can, Offenbach

Una actividad que nos encanta a nosotros y a los más pequeños es con percusión corporal: de forma muy sencilla, se explica que hay que tocar primero con los deditos, luego con las manos y depués aplaudir. Para poder rocar podemos usar sillas, banquetas, cubos, tambores, etc.

¡Cualquier sitio puede ser una buena opción para hacer esta actividad!

Es importante que la persona que lidere la actividad tenga claros los cambios, para poder marcarlos. Acompañamos con nuestro cuerpo una pieza de repertorio clásico mientras aprendemos y desarrollamos nuestro oido, la coordinación, el ritmo, la velocidad, las dinámicas, la forma musical o estructura, etc.