Melódicos

Los instrumentos melódicos nos ayudarán a que los alumnos desde tan temprana edad desarrollen su oído y su sentido musical, de una manera divertida y creativa. Tenenemos que tener en cuenta que los instrumentos que escogamos utilizar han de cumplir con las necesidades tímbricas o melódicas de la actividad que realicemos, siendo sencillos para ejecutar y obtener una rápida respuesta sonora: en la etapa temprana los niños necesitan actividades cortas, estimulantes y divertidas; de lo contrario el resultado que obtengamos no será tan beneficioso y la motivación puede decrecer.

PERCUSIÓN MELÓDICA

Xilófonos, metalófonos, glockenspiel, campanas, carrillón, etc.

Existen numerosos instrumentos de pequeña percusión melódicos con los que tocar y hacer cualquier tipo de actividad sonora en la que haya melodía. También está la instrumentación de Orff, tan establecida y utilizada en las escuelas y colegios, que puede sernos de gran utilidad para nuestro propósito.

VIENTO

Harmónicas, flautas, silbatos, turutas, etc.

Las harmónicas son un instrumento ideal en esta etapa, ya que es uno de los pocos que se puede usar armónicamente de un modo sencillo, además de servirnos para desarrollar los musculos faciales y bucales mediante la aspiración y espiración. Además de las harmónicas, tenemos  los silbatos, las flautas y las turutas, con las que se puede hacer melodía o incluso cantar, siendo también beneficioso tanto a nivel físico como a nivel cognitivo y sensorial.

TECLADO

Piano, acordeón, melódica.

Aquí nos encontramos con tres instrumentos completamente distintos en ejecución, pero con la misma disposición de notas cromáticas. La melódica se ha de soplar y tocar a la vez para emitir sonido; en el piano se han de apretar las teclas, y el acordeón se ha de abrir y cerar.