Evaluación

La evaluación es una medición, una valoración que se realiza sobre algo en concreto, usando unos instrumentos determinados para emitir un juicio. Las evaluaciones se pueden producir en cualquier ámbito, pero es en realidad más propio verlo y establecerlo en el ámbito educativo.

mistakes-1756958_1280.jpg

Lo primero que debemos tener en cuenta, es que la evaluación tiene como objetivo lograr una mejora: nos permite comparar los objetivos planteados en nuestra planificación inicial y el resultado final; permitiéndonos entender y valorar la evolución que se ha sucedido en el tiempo. Toda esta información que nos brinda el proceso evaluativo, nos permite diseñar una estrategia para incentivar y obtener mejoras.

El objetivo es mejorar el resultado.

Si nos centramos en el ámbito educativo, tenemos que distinguir entre dos tipos de enfoque sobre la evaluación: por contenidos y por competencias.

Los contenidos se determinan según la materia que se esté impartiendo, el tipo de centro donde se lleve a cabo la enseñanza, los conocimientos previos del profesor, etc.

Las competencias son las aptitudes que se adquieren por el aprendizaje: ciertos recursos y habilidades que bien nos permiten reaccionar y actuar correctamente en nuevas situaciones. Asumir este tipo de habilidades implica aprender unos contenidos, pero también incorporarlos a nuestros procedimientos de acción de una manera coherente.  En la educación lo que nos interesa realmente no es la capacidad de los alumnos de reproducir una información concreta, sino su capacidad para integrar estos conocimientos en su vida, y saber emplearlos de forma inteligente, movilizando sus conocimientos para resolver cualquier tipo de situación y/o problema.

¿Cómo sería enseñar música por competencias?

La enseñanza musical deberá estar enfocada no sólo en los conocimientos, sino en las habilidades y aptitudes; además de en la capacidad de activar estas tres facetas para resolver una situación concreta.

Las competencias se activan con la acción

Para contextualizar todo esto en un contexto educativo-musical, se podría hablar del concierto como método de evaluación de competencias. Un alumno puede entender, reproducir, analizar o componer, pero no debemos olvidar cuál es la naturaleza de la música: la música es un lenguaje, sirve para comunicar.

El concierto nos sirve para evaluar la competencia comunicativa de la música

Si un alumno es capar de producir una música maravillosa en el aula o en privado, pero resulta que no es capaz de disfrutar o transmitir emociones con esa música a otras personas, nos encontramos con un problema; la evaluación de esta competencia nos debe servir para cambiar nuestra estrategia educativa para ese alumno, pudiendo por ejemplo exponerle a este tipo de situaciones progresivamente, siempre enfocadas a lograr una futura autonomía en la ejecución instrumental.

pexels-photo-177645.jpeg

Las competencias se desarrollan a lo largo de toda la vida, en un prolongado recorrido de aprendizaje: por eso mismo la evaluación de competencias es un proceso complejo.

Podemos diseñar actividades de evaluación del tipo problema o caso práctico, siempre que sean de una complejidad adecuada al alumno; recordemos que el objetivo de la evaluación es ayudar a mejorar, no emitir un simple juicio.

Emitir juicios sin valor educativo no es evaluar.

Una manera de comprobar realmente si el alumno ha desarrollado cierta competencia es presentándole situaciones nuevas,  a las que no se haya tenido que enfrentar con anterioridad. Esto nos permitirá crear una imagen de si utiliza los recursos y conocimientos aprendidos o si no obstante, aún no es capaz de hacerlo.

Los instrumentos de evaluación deben ser de diferentes tipologías y recoger mucha información, así como múltiples evidencias sobre el grado de adquisición de los contenidos y del dominio de éstos en cuanto a su utilización. El alumno debe de lograr la capacidad para actuar de forma autónoma en las situaciones acontecidas, sabiendo recurrir a la información que han aprendido, discerniendo entre la información que le sea válida y útil y la que no, y sabiendo utilizarla de un modo eficaz para que le sirva en la presente ocasión.

Toda esta información que recogemos debemos valorarla y registrarla y para ello necesitamos una escala de evaluación, que nos facilite esta tarea; pudiendo tratarse de una escala numérica que registre cifras, una escala de valores temporales en caso de que queramos registrar con qué frecuencia se sucede algún acontecimiento, o idear cualquier otro tipo de encuesta diferente que nos permita registrar el grado de progreso del alumno.

Para poder llevar a cabo este tipo de evaluación procedemos de la siguiente forma:

  • Recogemos información del alumno y su evolución.
  • Interpretamos y valoramos la información recogida.
  • Utilizamos una escala para poder graduar el nivel de dominio de cada punto a evaluar.

Nuestros métodos de evaluación son determinantes y afectan de forma directa al desarrollo de los estudiantes:  la motivación, los resultados e incluso la actitud y el interés de los alumnos se verá favorecido si utilizamos una estrategia evaluativa favorable.




El diario de evaluación nos permite llevar un registro de las actividades y la evolución diaria de cada alumno:

Diario de evaluación Musictip plantilla de evaluación para descargar.

La plantilla de ítems es un ejemplo de cómo se puede realizar una evaluación de un proceso completo o un periodo de tiempo. Combinandola con el diario de evaluación nos quedaría un seguimiento completo del alumno.

Plantilla de ítems según las cinco competencias de la inteligencia creativa para descargar.

Puede interesarte también: