Las competencias en la educación emocional
Blog de Musictip, Formación, Integración, Recursos didácticos, Sin categoría, Talleres, Tendencias

Las competencias en la educación emocional

Una competencia es la capacidad que una persona puede alcanzar en usar sus propios conocimientos, habilidades, actitudes y aptitudes para resolver cualquier tipo de actividad o situación eficazmente.

Adquirir una competencia implica que se produzca la integración del saber algo, el saber hacer, el saber estar y el saber ser.

Una de las cosas que más preocupan y que se han de trabajar en profundidad en los centros educativos son las competencias emocionales, que se encuentran incluidas en toda una amplia lista de competencias consideradas «socio-personales«:

– Motivación.
– Autoconfianza.
– Autocontrol.
– Paciencia.
– Autocrítica.
– Autonomía.
– Control del estrés.
– Asertividad.
– Responsabilidad.
– Capacidad de toma de decisiones.
– Empatía.
– Capacidad de prevención y solución de conflictos.
– Espíritu de equipo.
– Altruismo.
– …

children-920131_1280

Todo este listado de competencias toma enorme protagonismo y relevancia en el mundo profesional, siendo importante haber trabajado antes en cada una de ellas, desde que es posible. A lo largo de los últimos años se han hecho diversas propuestas de estandarización y clasificación de las competencias emocionales y sus diferentes estadios, pero no se ha llegado nunca a un estándar que se pueda establecer debido a las controversias.

 

«Las competencias emocionales son el conjunto de conocimientos, capacidades,
habilidades y actitudes necesarias para comprender, expresar y regular de
forma apropiada los fenómenos emocionales»


Rafael Bisquerra Alzina y Nuria Pérez Escoda

Rafael Bisquerra, especialista en educación y crecimiento personal, nos propone cinco bloques para poder clasificar cada una de las competencias emocionales:

  1. Conciencia emocional

Toma de conciencia y comprensión de las emociones propias y del resto.

     2.  Regulación emocional

Tomar conciencia sobre la relación entre nuestros pensamientos y acciones y las emociones a las que se vinculan, desarrollando la capacidad de autorregularse y expresar adecuadamente las emociones sentidas. También se contempla aquí la capacidad de generar en uno mismo emociones positivas.

     3. Autonomía emocional

La autonomía emocional pretende integrar las características y elementos asociados a la autogestión, alcanzándose en las personas en forma de una buena autoestima, y actitud, junto con una capacidad propia de auto-motivación, responsabilidad, resiliencia,

     4. Competencia social

Ser capaz de mantener buenas relaciones con nuestro entorno y personas con las que interactuamos. El grado de desarrollo de este bloque quedaría afectado por el nivel adquirido de asertividad, respeto, capacidad comunicativa, actitudes pro-sociales…

     5. Competencias para la vida y bienestar

Capacidad de integrar cada uno de los bloques anteriores y extrapolarlos en cualquiera que sea el contexto en el que nos encontramos. Si somos capaces de afrontar cada situación y contexto con las competencias adquiridas y aplicar los conocimientos implicados, podemos también alcanzar una manera de vivir y sentir sana y equilibrada, junto con el buen grado de bienestar que todo ello implica.

 

Bibliografía

  • Rafael Bisquerra Alzina y Nuria Pérez Escoda (2007). Las Competencias Emocionales. Facultad de Educación, UNED. Educación XXI, Vol. 10, p.61-p.482

 

 

 

Programacion
Blog de Musictip, Educación, Evaluación, Formación, Investigación, Nuestros servicios, Seminarios, Sin categoría

10 tips para programar un curso y no perder la cabeza

Llega el comienzo del curso escolar y como cada año hay que prepararse… La primera etapa del curso hay que dedicar un buen tiempo a diseñar nuestras programaciones anuales, que son las que haremos servir durante todo el curso.

El momento de empezar con esta faena es desbordante… Tenemos muchísimos documentos que consultar: documentos referentes a la última reforma de la ley de educación – la LOMCE-, la recientemente instaurada evaluación por competencias, documentos del centro, etc. La lista de ítems a leer, entender y relacionar es inmensa, y puede ser que de la sensación de que todo es demasiado complejo.

Para que no nos ahoguemos con tanta información, aquí compartimos diez tips para organizarte mejor y poder proceder a realizar la programación de  tu asignatura.

  • Actitud

La programación es una tarea tediosa y laboriosa. No te lo tomes como algo inmediato, reserva tiempo para poder ir haciendo, conociendo el espacio y los alumnos… La actitud con la que te enfrentes a esta labor lo definirá todo.

  • Proyecto Educativo del Centro (PEC)

Conoce el Centro donde trabajas: la filosofía y metodología educativa que adopta, el perfil de los docentes y del equipo directivo. Establece una relación; pregunta sobre los programas de las asignaturas de los compañeros.

  • Documentación

Dispón de los documentos de soporte que necesites. Pueden ser documentos realmente importantes los que tratan el Curriculum de las materias, la evaluación por competencias, etc.

  • Contenidos Clave

Tener claros los contenidos que se impartirán en la asignatura es lo primero. Hazte una lista para verlo claro y poder agruparlos u ordenarlos como creas que te puede ir bien durante el curso.

books-1245690_1280.jpg

A pesar de que todo parece demasiado complejo, una vez se entiende y se realiza no resulta tan engorroso.

  • Temporalización: calendario

El calendario escolar te va a permitir saber de cuántas sesiones dispone tu asignatura para desarrollarse durante el curso. Has de contar no solo con los días lectivos, sino también con las salidas lúdicas o culturales programadas, los proyectos que se lleven a cabo en el centro, las actividades especiales, etc.

  • Las competencias a desarrollar desde tu ámbito pedagógico

Además de las competencias clave, cada ámbito pedagógico tiene enumeradas sus propias competencias. Estas se han de tener claras y estar relacionadas con los contenidos claves de la asignatura. Ten en cuenta que cuando se acaba el ciclo, todas las competencias se han tenido que trabajar en algún momento, y deberían ser alcanzadas en cierto grado por cada uno de los estudiantes.

  • Las unidades didácticas

Con las unidades didácticas puedes ordenar los contenidos. Piensa que puedes hacer unas tres unidades por trimestre por ejemplo, que cada una dure un mes. De esta manera cada unidad tendrá 8 sesiones, que nos permitirán trabajar de buen grado los contenidos en curso.

  • Diseño de las sesiones o clases

Una vez definidas las unidades didácticas y el número de sesiones que habrá en cada una, ya podemos empezar a planificar cada día. Es importante poder definir los objetivos de cada sesión; las actividades que planeemos hacer y si incluimos alguna que sea evaluable; recursos que necesitaremos, etc.

  • Método de evaluación

Es imprescindible tener claro cómo evaluaremos a los alumnos  antes de comenzar el curso. Los alumnos deben conocer cómo serán evaluados, para así poder diseñar un  plan para poder llegar donde se planteen.

Si evaluamos los contenidos de forma convencionalmente cuantitativa tendremos que determinar qué instrumentos de evaluación utilizaremos, y ponderar su porcentaje según el peso que tenga el instrumento en el resultado final.

Si por lo contrario resulta que nos hemos acogido al sistema de evaluación competencial, tendremos que tener claros los criterios de evaluación y establecer unos estándares y grados de adquisición para poder realizar las rúbricas de evaluación.

  • Plataformas digitales

Sírvete ayuda de las platadormas ideadas para la preparación de estas programaciones.
Idoceo y Additio tienen cuadernos y aplicaciones estupendas que te pueden ayudar y ahorrar mucho tiempo.

  • Y el último tip extra…

Paciencia, mucha mucha, muuuuuuuucha paciencia.

niña violin
Formación, Sin categoría

La música para aprender

En el curriculum de la Educación Infantil, Primaria y Secundaria existe un concepto principal y general a todo el texto denominado «temas transversales«, que tiene que impregnar y estar presente en toda la práctica educativa de los centros escolares.

¿Qué son los temas transversales?

Se trata de unos contenidos, mayormente actitudinales, que deben trabajarse desde todas las áreas del aprendizaje y asignaturas:

  • Educación ambiental
  • Educación para la paz
  • Consumismo
  • Educación Vial
  • Igualdad de sexos
  • Salud
  • Sexualidad
  • Civismo y ética

mind

El hecho de tener este tipo de objetivo común crea vínculo en el equipo docente y también impulsa un nuevo modelo de enseñanza: el modelo interdisciplinar.

La expresión musical es transversal a todas las áreas de contenido, ya que se relaciona con todas ellas y de una manera lúdica puede crear aprendizajes y trabajar los temas transversales del currículo..

La música es un instrumento mágico para introducir la base de conocimientos previos para el aprendizaje, ya que puede utilizarse para promover el interés por un tema o área particular. A partir de ahí el aprendizaje es más fácil y más grande, ya que se estimula el interés junto con las emociones.

Sin categoría

La evaluación – Neus Sanmartí

«La evaluación debería tener tres elementos: saber qué hace el alumno -¿Qué problemas tiene?-, entenderlos -por qué los tiene, qué falla en sus hábitos, razonamientos, habilidades…- y tomar decisiones -¿qué puedo hacer para ayudarle a mejorar?-. Y, si te fijas, ninguno de estos tres elementos es la nota.»

 

La opinión debería tener tres elementos_ saber qué hace el alumno, qué problemas tiene, qué entiende por qué, cuáles son sus hábitos, razonamientos, habilidades ... _ -. Y, si te

Blog de Musictip, Evaluacion, Recursos didácticos

Inteligencia Creativa «CQ»

En los últimos tiempos hemos recibido mucha información sobre la importancia de la creatividad en nuestra sociedad. Las empresas buscan personas creativas con buenos portafolios, muchos expertos en educación nos hablan de la falta de creatividad en la educación y la necesidad de solventarla.

Hace unos 25 años Kent Robinson, educador, escritor y conferencista, ya nos comenzaba a hablar de la necesidad de incorporar la creatividad en las aulas, y de reformar nuestro sistema educativo. Nos ha dejado numerosas charlas online y libros en los que desarrolla sus ideas, innovadoras y transgresoras, acerca de la educación y la sociedad. Afortunadamente, sus ideas se han ido expandiendo, y muchas personas han tomado este modelo de pensamiento, haciendo posible que nuestro modelo de educación evolucione.

Existe un pensamiento generalizado que destierra la creatividad a las personas que se supone que tienen el don de pensar creativamente, pero no es así. La inteligencia creativa surge de la interacción social, del juego, de la observación y la imaginación, de la conexión de ideas, etc. Todas las personas pueden ser creativas y desarrollar un aprendizaje cualitativo sobre esta habilidad.

idea-1289876_1280.jpg

Hay mucha información respecto a cómo ser más creativo, incorporar la práctica de las artes en la educación, enseñar y evaluar sobre las competencias en lugar de los contenidos, etc. Pero, ¿cómo evaluamos la creatividad?

«Contamos con pruebas GRE y SAT que miden el nivel de matemáticas, verbal y de escritura, pero nunca intentamos medir la creatividad»

Bill Burnett

Para responder a estas preguntas me he encontrado un artículo de la autora Carolyn Debrin, publicado en el nº8 de la revista Harvard Deusto – Learning & Pedagogics, que contiene una entrevista realizada a Bruce Nussbaum, autor del libro Inteligencia Creativa: dominando el poder de crear, conectar e inspirar. En este artículo se describen las cinco competencias de la inteligencia creativa.

  • Extraer conocimiento: Conectando la información de nuevas maneras.
  • Enmarcar: Comprender el marco de referencia de cada situación, y ser capaz incluso de cambiar el punto de vista en función al contexto en el que se encuentre,
  • Jugar: Entender el juego no como una actividad infantil, sino como una técnica de descubrimiento y alcanzar desafíos. Se trata de una actitud.
  • Producir: Desarrollar la iniciativa de producir, que ya comienza a activarse en un buen nivel: la «cultura de producción» está renaciendo, todos nos convertimos en inversores, consumidores, productores y mecenas.
  • Usar el punto de apoyo: Concebir nuevas ideas y convertirlas en algo nuevo.

Esta lista de competencias nos da la clave para incorporar un sistema de evaluación sobre la creatividad, y de esta manera enfocar más seriamente la educación en estas habilidades. Si entendemos la Inteligencia Creativa no sólo de una manera cualitativa sino también cuantitativa, con unos instrumentos de observación y medición determinados, podríamos incorporar en gran medida el desarrollo de estas aptitudes en nuestro sistema educativo; al menos mientras nos movamos en un sistema basado en la producción, tendremos que adaptarnos precisamente al contexto.

«La creatividad nos da miedo. Está tan rodeada de incertidumbre que a menudo lo rechazamos a favor de la predictibilidad y del convencionalismo. Además de esto, se nos enseña que es algo aleatorio, reservado a los cerebros especiales».

Bruce Nussbaum

Si observamos de cerca, podemos ver cómo la creatividad y la improvisación comparten sus procedimientos.

Bibliografía

  • Derbyn, Caroline (Diciembre de 2016). Bruce Nussbaum, las cinco competencias de la inteligencia creativa. Harvard Deusto, Learning&Pedagocics, Vol. 8, p.40-p.45