Gamificando el aula de música
Blog de Musictip, Educación, Materiales didácticos, Nuestros talleres, Sin categoría

Gamificación en el aula de música

Cuando hablamos de gamificación en educación, nos estamos refiriendo a una metodología que hace experimentar una actividad educaciva como si de un juego se tratara, aunque no lo sea en realidad.

Ideamos una actividad musical que sea experimental y centrada en la vivencia del alumno. con elementos propios del juego.

  •  LA ACTIVIDAD

La actividad propuesta es la interpretación de la percusión coporal que acompaña a un tema muy conocido: What’s Up, de 4 Non Blondes.

Objetivos de la actividad:

– Aprender ritmos sencillos.

– Desarrollar la coordinación psicomotriz.

– Conocer un tema musical y otros géneros.

– Escuchar de forma activa la música.

– Interpretar un papel coordinándose con una música.

Desarrollo:

Como esta actividad la queremos realizar con adolescentes o niños de una edad cercana, hemos cogido los elementos más significativos de algunos videojuegos (Stepmania, DDR, Guitar Hero, etc.).

Cada flecha que sale se relaciona con un sonido en particular. Cuando la flecha llega arriba, el sonido ha de ser emitido.

Se puede practicar en grupo y hacer un concurso una vez practicados todos los ritmos, por parejas o de tres en tres personas. En esta actividad el profesor o musicoterapeuta se convierte en un jugador más, que muestra lo bien que lo está pasando, haciendo el papel musical y disfrutando de la actividad.

Guia sonora animales
Educación, Materiales didácticos, Musicoterapia, Sin categoría

Aprendiendo los silencios con animales

Después de publicar nuestro primer poster de guí rítmica, el tutti frutti musical, por demanda hemos decidido crear la segunda parte.

Este material es para trabajar los silencios y algunas fórmulas rítmicas determinadas mientras se aprende el nombre de diferentes animales.

Guia sonora animales
Guía sonora para aprender los silencios y los ritmos con animales.

Utiliza el Poster como material adicional a alguna actividad. No es necesario aprenderse de memoria las casillas; es un material para aprender jugando.

Blog de Musictip, Formación, Materiales didácticos, Musicoterapia infantil, Recursos didácticos, Sin categoría, Talleres

El tutti-frutti musical: guía rítmica de la fruta

El tutti-frutti musical es una herramienta didáctica para poder jugar con los ritmos más básicos, permitiendo aprender de una forma muy divertida.

¿Cómo se usa?

Lo más fácil es explicar qué no se ha de hacer con esta herramienta.
NO…    se ha de memorizar ninguna celda
NO…    se pretende trabajar la fonética de las palabras

Se pueden coger las celdas que se deseen, y trabajar el ritmo que hay dentro con su fruta. Los más pequeños aprenderán vocabulario, y ¡es posible que con esto amplien el registro de su paladar! Qué rica la fruta…

Otra opción más creativa sería tapar el ritmo de las celdas y que los alumnos traten de elaborar el ritmo, ¡pero cuidado!. Si el ritmo que propone un alumno es diferente al que hay en la celda es diferente no hemos de corregirlo, ya que lo que estamos haciendo es asociar cada sílaba con una palabra.

Si esto se ha logrado, entonces ya se puede trabajar más adelante la entonación de las sílabas y su acentuación en relación a los ritmos.

Esta guía está construída de materiales rítmicos muy básicos, pero que cuestan de lograr en el aula. Si se desea se puede modificar, añadiendo otras células rítmicas, silencios, síncopas… Incluso otras frutas o palabras. No hay barras de compás ni repeticiones porque se trata de un recurso didáctico para jugar con él y usarlo libremente, no es un material de lectura.

Ya podeis disfrutar material y darle los usos que la creatividad os permita.

 

guia sonora frutas

Video-propuesta de juego rítmico con el tutti frutti musical.

niños jugando música
Blog de Musictip, Musicoterapia, Musicoterapia infantil, Sin categoría

Enseñar música es jugar con los alumnos

Hace ya un buen tiempo que docentes, profesores y especialistas en la educación musical se pusieron de acuerdo en ciertos parámetros comunes: unos objetivos a los que todo docente musical ha de aspirar y debe alcanzar:

  1. Desarrollo de las destrezas musicales: entre estas podemos encontrar el dominio de la lectura y escritura, la interpretación y la expresión musical.
  2. Obtener una capacidad de comprensión y apreciación reflexiva y abierta de los fenómenos musicales

Así visto parecen unos parámetros del todo coherentes, incluso evidentes, pero…

¿Por qué le cuesta tanto al docente salir del primer punto?

Tradicionalmente la educación musical ha venido «auto-limitándose» al aprendizaje de la música escrita y leída, dejando de lado el crecimiento y desarrollo sensitivo y emocional del aprendizaje.

Clase música niños
Clase música niños

Para poder transmitir de forma adecuada estas dimensiones, la sensitiva y la emocional, y para lograr un aprendizaje más íntegro, el docente ha de volver a ser un niño. No se trata de olvidar lo aprendido, sino de volver a experimentar, de permitirse descubrir, sorprenderse y jugar. Si el punto de partida es ese estado humildad y de pureza que se encuentra con nuestro «niño interior«, el aprendizaje será un juego, una experiencia singular y exclusiva que se convertirá en amor por la música.

«La música expresa todo aquello que no puede decirse con palabras
y no puede quedar en el silencio«

Víctor Hugo

Un fenómeno curioso que se me repite constantemente en las conversaciones que mantengo, es cuando sale el tema de la música con alguna persona que no ha podido profundizar en este tipo de experiencia que trato de transmitir. Entonces… caen esas recurrentes frases, como una gran jarra de agua fría…

«La música no es lo mío, no me gusta»
«Si yo me esforcé y quería aprender, pero se me da fatal»
«No canto porque no afino»
«No toco porque no tengo ritmo»

Si reflexionamos ante estas reacciones, se ve claramente un rechazo a disfrutar de la música, de vivirla y experimentarla… Porque las vivencias que han tenido se han centrado en el primer punto, en la lectura y escritura musical, y han reducido la intención de descubrir y aprender de estas personas.

Volver a sentir ese niño musical que tenemos va a permitir llegar a estas personas y otorgarles buenas experiencias y vivencias musicales. Aprender un lenguaje como lo es la música implica sentirlo, copiarlo, experimentarlo, jugar con él. El método correctivo, explicar basándose en si está bien o mal leído o escrito no nos va a permitir pasar por todo el proceso que requiere este aprendizaje.

Materiales didácticos, Sin categoría

Preparando nuevas actividades

Hoy en Musictip hemos aprendido los colores con la música…. Y qué mejor que aprender jugando!

La preparación de una sesión educativa es una tarea que requiere tiempo y metodología, pero además de eso requiere imaginación, ilusión y que pensemos como niños por algunos momentos…

Hoy fue muy divertido… Con una melodía sencilla, le ponemos una letra para jugar… La letra la podemos buscar o inventárnosla como hemos hecho nosotros; de esta manera el resultado además es más original. Hay que perder el miedo a inventar y crear músicas y actividades: a veces sale como esperamos, otras veces no, pero lo más importante es el proceso y el aprendizaje que se lleva a cabo, siempre de una forma lúdica.

Tenemos que perder el miedo a crear

Y es una gran realidad que un educador ha de estar aprendiendo contínuamente cómo enseñar, cada día nos encontramos con nuevos retos en las clases que debemos afrontar con creatividad y amor.

La elaboración es muy simple…. Necesitamos unas hojitas de colores -los colores que deseemos enseñar-, una plastificadora y un cuter o tijeras… Tendremos un monton de cartulinas de colores para repartir, y con esto nos lanzamos a la aventura….

Escogemos una melodía tradicional, sencilla, corta para que nos sirva de base en el juego…. Y le ponemos una letra; tenemos que procurar que la extensión de la letra encaje de forma natural con la melodía….

En la sección de recursos didácticos explicaremos la metodología para la elaboración de estas canciones, pero de momento os animamos a perder el miedo, probar nuevas actividades, y preparar materiales para cada actividad (no hace falta que sean caros o de difícil elaboración). El uso de técnicas, canciones y materiales nuevos aporta frescura, crea curiosidad y más atención, y además son refuerzos sensitivos a los contenidos que pretendemos transmitir.

«Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.»

Benjamin Franklin