La selva

Preparamos la actividad con alguna profunda respiración, y les hacemos pensar en un animal; repetimos el proceso. Explicamos como hacen algunos animales, y les ayudamos a que cada pequeño elija uno que quiera ser.

Ahora nos tenemos que imaginar cómo es la jungla: muchos árboles, pájaros, ríos, plantas, etc. Todos los animales se reúnen en la selva y caminan, cada uno a su manera, pero todos tranquilos. Una vez que toda la selva sigue su curso explicamos que hay un tigre, y que los animales se han de proteger de este nuevo participante: la persona que realiza la actividad será el tigre.

Cada vez que el tigre se acerque y toque en la espalda al animalito que se encuentre, este animalito se tendrá que ocultar, escondiendo la cabeza y haciendo un ovillo con su cuerpo: se pondrá rígido unos unos segundos que aguantará en esta postura, y posteriormente volverá a unirse al resto de compañeros en su selva.
Con esta actividad en forma de juego trabajaremos la conciencia corporal, la autoimagen, y la tensión y distensión corporal.

Propuesta musical para acompañar la actividad:

Now we are free – B S O Gladiador