Método Dalcroze

La metodología Dalcroze fue ideada por el pedagogo y compositor suizo Émile Jacques-Dalcroze que, mientras desarrollaba su carrera pedagógica en Ginebra, pudo observar en sus alumnos que pese a tener una formación teórica y entender los fundamentos del lenguaje musical que se les enseñaba presentaban también grandes dificultades en interiorizar la pulsación y los ritmos vitales de la música.

Émile Jacques-Dalcroze descubrió que la música no debía ser instruída únicamente por el medio intelectual.
La música requiere un aprendizaje vivencial y experimental.

¿Cómo se desarrolla la metogología Dalcroze?

La clave de la metodología de Dalcroze es el uso de la gestualidad en relación a la música y a su aprendizaje. La música emite unos impulsos en el cerebro que suscitan a un tipo concreto de movimiento. Basándosa en tres elementos básicos para desarrollar esta técnica – movimiento rítmico o “Eurythmics“, el lenguaje musical y la improvisación.

El método Dalcroze resulta entonces beneficioso y ayuda en las siguientes áreas del ser humano:

  • Físico: Regulando las reacciones nerviosas y los reflejos corporales, desarrollando la coordinación y la lateralidad, así como la conciencia espacial.
  • Cognitivo: Reforzando el aprendizaje y entendimiento de las melodías y armonías de la música, así como sus ritmos y la estructura.
  • Emocional: Aportando herramientras para evitar la inhibición y reforzando así la autodeterminación y el dinamismo.

music-2382101_1920.png

Debido a la prioridad que se otorga al aprendizaje sensorial y experimentación, esta metodología ha sido muy bien vista y acogida no sólo por pedagogos musicales, sino también por psicólogos y por musicoterapeutas, siendo perfectamente aplicable desde la etapa infantil o en ámbitos donde haya necesidades educativas especiales.

Todos los conocimientos que se adquieren de forma intelectual son primero experimentados y sentidos.

La música actúa sobre todo el organismo como una fuerza mágica que suprime la comprensión e irresistiblemente toma posesión de todo el ser. Insistir en analizar esta fuerza es destruir su esencia misma.

Émile Jacques-Dalcroze

Puede interesarte también: