La improvisación

La improvisación musical es el arte de componer música en el momento presente, sin tiempo para poder modificar nada en absoluto. Una improvisación puede ser completamente espontánea y sin previa organización, o puede tener ciertas pautas prediseñadas, como uno guion que nos permite organizar el discurso.

Para poder realizar una improvisación musical debemos adquirir una dimensión personal diferente a la habitual: la persona debe de estar íntegramente en el aquí y ahora, dejando que circule la creatividad, la intuición y la imaginación.

Actualmente la improvisación musical está implementada como asignatura o materia en los conservatorios de música superiores y en algunas escuelas, pero esta forma de expresión no se trabaja desde la infancia. Si nos concentramos en lo que es la música y el valor que tiene, acabamos habitualmente definiéndola como un lenguaje, que sirve para comunicar ¿y no es un hecho que la mejor manera de conocer una lengua es escuchar, hablar, imitar?



La improvisación debe ser parte de la educación musical desde el comienzo.

La musicoterapia a diferencia de la educación musical, sí que ha reconocido la importancia y la efectividad de la creación musical de forma improvisada, y ha estudiado y adecuado diferentes técnicas de improvisación a su metodología, algunas de ellas muy interesantes para su aplicación en la dimensión pedagógica.


.¿Qué beneficios tiene la improvisación en el aprendizaje?

La música nos puede ayudar de forma transversal en el desarrollo de los contenidos curriculares, pero no es su característica más fuerte, sino la educación en valores; en toda improvisación grupal se trabaja desde la escucha activa, la creación de un diálogo natural y fluido, y la aceptación de lo que uno mismo produce y lo que resulta del grupo en conjunto.

Una de las más valiosas aportaciones que nos brinda esta técnica es la transformación del error. En esta práctica no nos centramos en las equivocaciones, a no ser que estemos trabajando a un nivel profesional o más estricto académicamente.


success-1123017_1280.jpg



Desarrollamos nuestra capacidad de tomar de decisiones

¿Qué sucede cuando nos equivocamos o producimos algún sonido que no era el que buscábamos?  Qué gran ejercicio este, para nuestra música y para nuestra vida…. En una improvisación, como en la vida misma, no hay tiempo de parar cuando algo ha sucedido, no podemos ir hacia atrás ni cambiar los hechos: nos presentamos ante la urgencia de tomar una decisión.




doors-1767563_1280.jpg
Si seguimos con lo que hacíamos, estamos evidenciando el error, pero ¿qué pasa si le damos una oportunidad a nuestra equivocación? Incorporamos nuestras equivocaciones a nuestra música, convirtiéndolas en una genuina parte nueva de nuestro discurso, les damos la oportunidad de convertirse en algo valioso.


“La creatividad es inventar, experimentar, crecer, correr riesgos, romper las reglas, equivocarse y divertirse”

Mary Lou Cook.



Llegados a este punto, podemos afirmar que la improvisación es una herramienta valiosísima para el desarrollo, estimula la imaginación y la creatividad, fomenta el diálogo fluido, favorece la integración, y nos ayuda a reforzar nuestra autoestima. La podemos practicar solos o en grupo, y siempre nos va a aportar una experiencia vivencial, nos baja de la teoría a la práctica, de las ideas a la acción, como sucede en la vida.