La Improvisación en la Musicoterapia

La musicoterapia ha adaptado y adquirido diversos modelos de improvisación como técnicas activas para obtener unos resultados terapéuticos específicos.

El objetivo es facilitar un espacio seguro donde la expresión fluya espontánea, libre y creativamente,  mediante la ejecución de un instrumento música, el uso de la voz o el mismo movimiento producido por el cuerpo. Dejamos de lado los resultados estéticos y sacrificamos la belleza artística, en favor de potenciar la libertad y creatividad.

Hay técnicas más sencillas de utilizar que otras; aquí trataremos de facilitar una pequeña síntesis de los rasgos más importantes de cada una de ellas.


Improvisación Musical de Schmoltz

El ritmo se usa como base para la libre expresión de los usuarios. Se toca un pulso o ritmo sencillo en forma de obstinato, y a partir de él se tratará de crear una música o ritmo en comunidad. Este formato es idóneo para entender la comunicación musical – no verbal-, y las dinámicas individuales y grupales –forte y piano-.

Es una manera muy simple de tocar juntos, que apenas requiere dirección, y da resultados de forma directa, sin necesidad de tener conocimientos previos; esta técnica nos permite dejar espacio para la exploración de los instrumentos. Es importante orientar un poco sobre la ejecución y los recursos si observamos que hay una inhibición resultante por el exceso de libertad: no es ningún problema, pero debemos liderar un poco la situación si esta situación se da.

pexels-photo-141376



Diálogo musical de Orff-Schuelwerk

La música se usa como medio para dialogar. Se puede usar para aprender la forma musical de pregunta-respuesta, planteando como un juego organizado, o permitiendo que se interrumpan.

En este tipo de actividad se trabaja el autocontrol, escuchando activamente y respetando el turno de tocar, la responabilidad y el liderazgo. Es un modelo muy divertido de usar, ya que se presenta como un juego, y nos permite enseñar cuestiones musicales de forma natural, para facilitar la comunicación -nuestro primer objetivo-.

En la musicoterapia esta metodología se aplica con la representación de las emociones: duda, odio, amor, alegría, miedo…


Técnica de la Terapia Productiva de Friedmann, Alemania

Este modelo de improvisación se centra en el ámbito social, ya que está ideado para la improvisación en grupo.

Los recursos principales que se utilizan son variados:

  • Paisajes sonoros: imitar la naturaleza (un río, una tormenta, una selva, etc).
  • Ilustraciones musicales: podemos poner música a una temática, como puede ser la maternidad, la familia, un circo, etc.
  • Cuentos musicales: ponemos sonido a diferentes momentos o elementos de una narración o historia.
  • Improvisación predeterminada: en este caso se decide una estructura o forma antes de comenzar la música, con lo que todo el grupo tiene que identificar en qué lugar del desarrollo se encuentran y avanzar conjuntamente. También se puede crear un marco melódico o rítmico que determinará en gran parte la improvisación.

También se usa el diálogo musical, juegos de contrastes –rápido y lento, forte y piano, grave y agudo…– etc.

Este modelo de improvisación nos vale perfectamente para enseñar una gran variedad de conceptos y contenidos curriculares de la educación musical, permitiendo que la enseñanza y la creatividad se den en conjunto.


Técnicas de conducción

Ya hemos visto cómo se utilizan tanto la improvisación libre como de forma predeterminada, pero además de estas dos maneras, también puede ser dirigida.

El director se convierte en compositor de la música que se crea en conjunto. Este modelo de improvisación se ha extendido mucho entre músicos profesionales, pero también en la educación musical y en la musicoterapia. Técnicas como el soundpainting o los círculos de percusión nos ayudan a crear música de forma dirigida.

Estos recursos son muy gratificantes, ya que el resultado musical y estético es más agradecido, la música queda más ordenada, y al haber un conductor que guía al grupo es más fácil hacer cortes o cambios bruscos dentro de la forma musical. Esta forma de improvisación nos permite  ubicar y equilibrar los roles grupales que surgen y se adoptan, trabajar sobre la sociabilidad y los valores humanos.