Música en familia

Poder caminar crea mucha independencia, y esto hace que nos encontremos ante unos pequeños exploradores. Los bebés pasan de golpe de las nanas, los juegos de falda y las muecas a descubrir todo un mundo por ellos mismos y no sólo eso, sino que a nivel cognitivo se encuentran en un momento en el que empiezan a desarrollar su propio lenguaje y su propia imagen personal.

Seguramente empezarán también a relacionarse con otros bebés y niños, pero es importante que los padres compartan todo con él aún, los necesitan. Es por eso que en todo este periodo de entre los 2 y los 3 años todas las actividades que puedan gozar serán organizadas junto a un familiar o tutor.

En esta edad la clave para ayudarlo a crecer es la repetición, ya que lo que toca es imitar. El balbuceo constante permite que vayan adquiriendo control de la boca y de sus componentes, los músculos, la lengua… Y es nuestra labor hablarles todo lo que podamos, escucharles y contestarles.

¿Qué papel puede tener la música en todo este proceso?

El cerebro del bebé está en pleno desarrollo, y el lenguaje oral se instala en el hemisferio izquierdo, mientras que el hemisferio derecho se encarga de las melodías y la creatividad. En las canciones se está trabajando todo conjuntamente, lo que permite que se creen más conexiones cerebrales que con otras disciplinas que separan este tipo de materias.

01-150ppp

Ahora que ya entendemos por qué es importante la música en la educación infantil, además nos podemos plantear qué contenidos son los que deseamos que se aprendan, y es entonces cuando toca elegir unas canciones o otras. Se pueden enseñar los números del uno al diez, los colores primarios, las vocales, las partes del cuerpo, movimientos nuevos, el espacio, e incluso las rutinas diarias que van adquiriendo.

Hay una última cosa que no debemos olvidar, y es un factor muy importante desde bien pequeños hasta su futura vida de adultos: el juego. Ya se pueden instaurar normas básicas en el juego, y las irán entendiendo, sin prisa. Si ellos se divierten los adultos se divierten también, y el aprendizaje se da de una forma natural y amena.