Música inclusiva

Los niños y adolescentes con NEE, bien conducidos, se pueden sumergir en el mundo artístico de las formas, colores, sonidos, ritmos, melodías, etc., desarrollando a su vez una capacidad comunicativa y expresiva, favoreciendo esto su contacto con el exterior y mejorando sus relaciones interpersonales.

En la sociedad actual en la que vivimos la educación ha de replantearse sus métodos, tanto por las desigualdades existentes en general como por el modelo político y social del que formamos parte. El desarrollo de programas musicales exitosos como medio para poder dar respuesta a las nuevas necesidades pone en evidencia la importancia de la música en toda reforma educativa

La música tiene en sí misma el poder del “cambio social”

Proyectos musicales activos, Marta Fdez.-Carrión Quero

El concepto de “papel social, entendido habitualmente como identidad, representa la conducta que se espera la gente dada su posición en la sociedad u otro organismo social.

pexels-photo-26434

Según José Antonio Younis, catedrático de psicología social de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria con especialidad en antropología, toda sociedad contiene un repertorio de identidades: niño, niña, padre, madre, policía, maestro, niño bonito, niño estúpido, etc. Independientemente de si estas identidades son asignadas o logradas, siempre llegan al sujeto a través de una interacción con las personas de su entorno. Únicamente se establece una identidad cuando esta misma es ratificada por las otras personas.

Cuando el rol de un adolescente queda ratificado por su entorno queda identificada y establecida a su vez la identidad. Los roles sociales que interiorizan los adolescentes son en parte el reflejo de sus controladores -referentes adultos que cumplen el rol de cuidar y también de modelar con buenas actitudes y valores al sujeto- e instituciones de las que forman parte.

A lo largo del tiempo se ha confiado mucho tanto en el lenguaje como en la lógica como nuestra principal forma simbólica y se ha dejado de lado toda forma artística del lenguaje.

La actividad musical posee intrínsecamente propiedades de ocio, terapéuticas, sociales, lúdicas, educativas, etc.

La expresión artística contribuye al desarrollo integral y armónico de las personas con discapacidades, que también son susceptibles de realizar actividades estéticas que les permitan disfrutar de sus beneficios. Un adolescente con discapacidad se ha de enfrentar a un complejo desequilibrio emocional individual por repercusión de sus propias dificultades así como de las dificultades sociales que se va encontrando: burlas en el hogar y en la escuela, dificultad para hacer amistades, falta de comprensión y de solidaridad en algunos casos, etc.

music-piano-hands-75149.jpeg

Según el grado de la alteración, se puede padecer además dificultades en el habla y esto les lleva a estos alumnos o usuarios a un aislamiento aún mayor de su entorno social. Como respuesta a esta situación recién explicada surgió en enero del 2005 la idea del “Manifiesto por los Derechos de la Juventud con Discapacidad”, que critica las graves carencias y omisiones a las que se enfrentan estos jóvenes, y pretenden una mejoría en los planes de formación, el acceso al empleo, la vida independiente y el ocio accesible.

Los niños discapacitados, tras expresarse libremente a través del dibujo y la pintura, experimentan una realidad ambiental completamente distinta a la que poseían anteriormente. Esta nueva percepción de la realidad es mucho más variada, espectacular y rica en elementos emotivos. Gracias a este tipo de estímulo, algunos niños han podido incluso alcanzar mejoras cognitivas.

El trabajo expresivo desarrollado está completamente ligado con un aumento de bienestar psíquico de estas personas, así como de una mejora de la autoestima. Son todos estos beneficios observables los que consolidan este tipo de actividades en este sector en particular como terapéuticas. La música nos ayuda a establecer relaciones humanas, y acompaña con la adaptación de las personas al medio. La música es en sí misma inclusiva, una herramienta excelente para integrar personas y valores, ya que agrupa dimensiones intelectuales, sociales y afectivas.