Una competencia es la capacidad que una persona puede alcanzar en usar sus propios conocimientos, habilidades, actitudes y aptitudes para resolver cualquier tipo de actividad o situación eficazmente.

Adquirir una competencia implica que se produzca la integración del saber algo, el saber hacer, el saber estar y el saber ser.

Una de las cosas que más preocupan y que se han de trabajar en profundidad en los centros educativos son las competencias emocionales, que se encuentran incluidas en toda una amplia lista de competencias consideradas «socio-personales«:

– Motivación.
– Autoconfianza.
– Autocontrol.
– Paciencia.
– Autocrítica.
– Autonomía.
– Control del estrés.
– Asertividad.
– Responsabilidad.
– Capacidad de toma de decisiones.
– Empatía.
– Capacidad de prevención y solución de conflictos.
– Espíritu de equipo.
– Altruismo.
– …

children-920131_1280

Todo este listado de competencias toma enorme protagonismo y relevancia en el mundo profesional, siendo importante haber trabajado antes en cada una de ellas, desde que es posible. A lo largo de los últimos años se han hecho diversas propuestas de estandarización y clasificación de las competencias emocionales y sus diferentes estadios, pero no se ha llegado nunca a un estándar que se pueda establecer debido a las controversias.

 

«Las competencias emocionales son el conjunto de conocimientos, capacidades,
habilidades y actitudes necesarias para comprender, expresar y regular de
forma apropiada los fenómenos emocionales»


Rafael Bisquerra Alzina y Nuria Pérez Escoda

Rafael Bisquerra, especialista en educación y crecimiento personal, nos propone cinco bloques para poder clasificar cada una de las competencias emocionales:

  1. Conciencia emocional

Toma de conciencia y comprensión de las emociones propias y del resto.

     2.  Regulación emocional

Tomar conciencia sobre la relación entre nuestros pensamientos y acciones y las emociones a las que se vinculan, desarrollando la capacidad de autorregularse y expresar adecuadamente las emociones sentidas. También se contempla aquí la capacidad de generar en uno mismo emociones positivas.

     3. Autonomía emocional

La autonomía emocional pretende integrar las características y elementos asociados a la autogestión, alcanzándose en las personas en forma de una buena autoestima, y actitud, junto con una capacidad propia de auto-motivación, responsabilidad, resiliencia,

     4. Competencia social

Ser capaz de mantener buenas relaciones con nuestro entorno y personas con las que interactuamos. El grado de desarrollo de este bloque quedaría afectado por el nivel adquirido de asertividad, respeto, capacidad comunicativa, actitudes pro-sociales…

     5. Competencias para la vida y bienestar

Capacidad de integrar cada uno de los bloques anteriores y extrapolarlos en cualquiera que sea el contexto en el que nos encontramos. Si somos capaces de afrontar cada situación y contexto con las competencias adquiridas y aplicar los conocimientos implicados, podemos también alcanzar una manera de vivir y sentir sana y equilibrada, junto con el buen grado de bienestar que todo ello implica.

 

Bibliografía

  • Rafael Bisquerra Alzina y Nuria Pérez Escoda (2007). Las Competencias Emocionales. Facultad de Educación, UNED. Educación XXI, Vol. 10, p.61-p.482

 

 

 


Aitziber Olabarri

Música, musicoterapia, educación, integración.

Deja un comentario

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
YouTube
A %d blogueros les gusta esto: