Como ya se acerca el principio de curso hemos decidido compartir unas dinámicas musicales muy bonitas que nos servirán para presentar el grupo clase el primer día y crear un buen ambiente en el aula.

Si logramos crear un buen ambiente en el aula desde el primer día, estamos ya enseñando y marcando unas pautas de convivencia determinadas a partir de las que se funcionará durante todo el curso. Con estas actividades se impulsará el trabajo colaborativo, la forma de relacionarnos con el resto del grupo y la participación activa en el grupo.

  1. PASAR UN OBJETO para el trabajo colaborativo

Todos los alumnos se sientan en círculo con un objeto en la mano. Cuando empieza la música, el objeto tendrá que pasarse al compañero que tengo a la derecha y recoger el que me han dejado a la izquierda.

Al principio se recomienda poner músicas lentas, para ir dificultando la actividad con músicas más rápidas y más rápidas. También podemos utilizar «Zorba el griego», que es una canción que sube de tempo de forma continua desde el principio hasta el final.

En esta actividad la persona que está realizando la dinamización, también puede intervenir con órdenes determinadas, por ejemplo: cambiar de dirección, dar cuatro palmadas y continuar, etc.

Clase

Crear un buen ambiente y dinámica de clase desde el primer momento es imprescindible para empezar el nuevo curso.

 

     2. CAMINANDO CON LA MÚSICA Y… MÁS

En esta actividad en realidad podemos hacer lo que queramos y nos es muy útil para preparar lo que haremos después.

Cuando empieza la música, todos los alumnos han de caminar por el aula al ritmo más o menos que les marca lo que escuchan. Cuando la música para, han de seguir la instrucción que se les haya dado, que puede ser cualquiera. Aquí os ofrecemos algunos ejemplos:

  • Convertirse en un animal
  • Crear grupos de 4 con los compañeros, después de 2, etc.
  • Parar delante de un compañero y aguantar la mirada.
  • Aguantar la mirada mientras el compañero hace muecas.

Es una actividad que resulta muy divertida, y además nos facilita preparar lo que haremos posteriormente: si después hacemos una trabajo por grupos, podemos aprovechar los que quedaron ya creados. Si trabajamos la inteligencia emocional podemos partir de qué se siente cuando miras y te miran a los ojos, etcétera.

    3. ¿QUÉ SUENA?

En esta dinámica podemos vendar los ojos a uno o dos alumnos y pedirles que busquen un determinado sonido. El resto de alumnos, se irán paseando por el aula lentamente, emitiendo sonidos con instrumentos, con la voz o con objetos. Mientras, el que ha de encontrarlo, tendrá que ir a tientas para no chocarse con los alumnos y escuchando para tratar de buscar el sonido que se le ha otorgado.


Aitziber Olabarri

Música, musicoterapia, educación, integración.

Deja un comentario

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
YouTube
A %d blogueros les gusta esto: