Una de las actividades que más me gusta hacer con los alumnos, tanto por lo divertida y amena que resulta como por lo agradecido de su resultado estético, es el Blues.

El Blues es un género músical instrumental y vocal, basado en el uso de las notas de la escala de Blues junto con ciertas progresiones armónicas también específicas del género. El origen de este estilo musical se remonta a las comunidades afroamericadas de los EEUU, donde se desarrolló a partir de cantos que acompañaban en las circunstancias sociales y vitales: cantos de trabajo, cantos de oración, gritos de campo, etc. Dada la situación de las comunidades afroamericanas en aquel entonces, el Blues ha tenido un caracter de tristeza desde sus comienzos.

BLues

Blues, el mismo nombre de este género quiere decir tristeza.

 

¿Qué nos aporta el Blues en la enseñanza?

  • Estructura: Este género musical tiene una estructura muy cerrada, normalmente de doce compases que se repite. Los alumnos aprenderán a organizar el sonido en el tiempo y aprenderan la estructura musical
  • Melodía y armonía: Se puede aprender la escala de Blues, así como los grados armónicos principales de forma sencilla.
  • Creatividad: Dado que el Blues se ha de improvisar, nos ayudará a despertar las facetas y habilidades más creativas de los alumnos.

 

Tocar un Blues lo puedes tocar con cualquier edad; se puede tocar solo o en grupo, o también acompañado por un profesor de música o un musicoterapetu también, dependiendo del contexto, tal como se explica en este video.

 

Otra cosa importante es que este género de música puede sonar muy bonito con pocas herramientas o pocos elementos musicales disponibles; esto hace que el blues sea idóneo para personas que no saben o que empiezan a tocar.

 


Aitziber Olabarri

Música, musicoterapia, educación, integración.

Deja un comentario

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

RSS
Follow by Email
Facebook
YouTube
YouTube
A %d blogueros les gusta esto: