Arte, Blog de Musictip, Educación, Materiales didácticos, Recursos didácticos, Sin categoría, Tendencias

Ritmo y minimalismo

En varias ocasiones durante los últimos me he encontrado en situaciones diversas en el  mundo de la enseñanza musical que me han llevado a tener que encontrar recursos y actividades musicales resultonas, divertidas y educativas, pero sin tener ningún tipo de recurso. Una buena odisea, sinceramente.

¿Hacer clase de música sin tener instrumentos? Adelante,

¡SE PUEDE!

En un momento en el que me encuentro con un gran número de chicos y chicas jóvenes, con ganas de aprender música, pero sin instrumentos, ni atriles, ni un espacio del todo apropiado para este tipo de actividad…. En el primer momento se puede pensar que algo así es inviable, pero entonces me vino a la mente la música de un compositor muy especial para mi: Steve Reich fue siempre uno de mis compositores favoritos durante mis estudios musicales en el conservatorio.

Para hablar y entender a este gran músico y compositor norte-americano debemos conocer algo de su trabajo; Steve Reich fue un pionero del minimalismo durante la segunda mitad del siglo XX. Los elementos principales que usaba en su música eran: patrones rítmicos y melódicos repetitivos, cambios de tiempo leves y sobre todo la repetición.

La primera pieza que conocí de Steve Reich era Clapping Music, una obra compuesta para dos intérpretes y tan solo palmas.

2985446-Clapping_Music

Partitura de Clapping Music, de Steve Reich.
Fuente de la imagen: http://www.musescore.com

 

Clapping music está compuesta enteramente con un sólo patrón rítmico que se repite y se despasa en el tiempo. En cada una de las partes de la partitura, el ritmo se ha desplazado tan sólo una corche hacia atrás, pero es el mismo ritmo. También podemos ver que no hay indicador de compás, pero eso no es un error, sino que este ritmo se puede sentir tanto de forma binaria o ternaria.

sr

Desplazamiento rítmico en Clapping Music.

En definitiva, Steve Reich supo sacar mucho partido de una sencilla fórmula rítmica, convirtiéndola en una composición compleja de tocar, de interiorizar, y con un buen resultado estético. Recuerdo esta pieza uno de los trabajos que más pude disfrutar en mi carrera musical, lo que me hace pensar que es un buen material para poder aplicar en un aula, ya que se puede corresponder con muchos de los contenidos curriculares de la música en la ESO y en Bachiller.

Podemos adaptar la dificultad del patrón al nivel y potencial del grupo.

Para poder realizar esta actividad se deberían de seguir los siguientes pasos:

  • Presentación y explicación de la partitura.
  • Lectura del patrón rítmico.
  • Práctica de los desplazamientos que comienzan en los tiempos fuertes.
  • Interpretación en conjunto con grupos establecidos: los dos patrones y pulso en caso de que se desee.
  • Práctica de los patrones que empiezan en las corcheas débiles.
  • Interpretación total de la pieza.

1 comentario en “Ritmo y minimalismo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.